11 marzo 2011 Desfiles, Diseñadores, Ropa

alexander-mcqueen-3-horz.jpg

A pesar del fallecimiento del diseñador Alexander McQueen en febrero de 2010, su legado sigue muy vivo y así lo ha demostrado en la Semana de la Moda en Paris. Con la directora creativa, Sarah Burton, al frente se ha podido ver elegancia en unas propuestas que han sido presentadas sin el diseñador pero que la que fuera su mano derecha, durante doce años, ha sabido muy bien plasmar.

La colección otoño – invierno de 2011-12 presenta a una mujer que homenajea los mundos entre el bien y el mal y lo refleja en los colores blanco y negro así como los opuestos, ángel y demonio y una larga sucesión de diseños perfectos con algún que otro tono que evocan cierto misterio, nostalgia e incluso mujeres de hielo.

alexander-mcqueen-2-horz.jpg

Tiene un modo perfecto de combinar y jugar con las prendas, sobre todo en los vestidos abultados que marcan la figura de las modelos y es dónde se ven las claras creaciones de McQueen, puesto que dejan caer la prenda como una cascada. Gran predominio en la colección en las chaquetas impecablemente entalladas con faldas de tul y volantes adornadas con románticos detalles.

Prendas elaboradas con ricas texturas como la organza, seda, plumas, tweed, zorros, visones y cuero. Luminosos vestidos largos, abrigos de lana y pelo, vestidos de día y un estudio de la anatonía femenina que se traduce en corsés escultóricos y trajes-joya. Todo ello con unas modelos recreadas con cierto aire nostálgico.

Y es que como ha comentado la prensa. En cada prenda, cada textura y cada creación parece que el mismo diseñador ha guiado la aguja, por lo tanto Sarah Burton ha superado con creces la colección para el otoño, ya que es como si Alexander McQueen estuviera presente.

Vía | ABC

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *