6 octubre 2010 Calzado, Curiosidades

high-heels.jpg

Dentro del maravilloso mundo de la moda femenina aparece el objeto de deseo para muchas, aquella prenda que nos hace ser, o eso nos parece, irresistibles, la parte de nuestro armario que nos viste de fiesta, nos hace crecer 10 cm, como poco, y nos hace pisar con fuerza para que las miradas se giren cuando pasamos. Hablamos, como no, del maravilloso mundo de los tacones.

Pero aviso para navegantes, aquellas que disfrutamos del arte de caminar de puntillas por propio fetiche tenemos la enhorabuena, ya que los más aclamados diseñadores siguen apostando por los taconazos de campeonato, pero para las que se pongan los tacones para estirar piernas y seducir a género opuesto (esperemos que sean las menos) tenemos una mala noticia.



Un reciente estudio llevado a cabo por investigadores de la Northumbria University y que es parte de un estudio mucho mayor, han concluido que los hombres no son capaces de decidir si una mujer lleva tacones altos o no, salvando algunas excepciones por supuesto, y que además este hecho no cambia el atractivo físico que para ellos tiene la fémina en cuestión.

Teniendo en cuenta que unos buenos tacones alargan las piernas, aumentan el movimiento de cadera, si se sabe caminar con ellos, y modifica la postura, es raro pensar que no se fijen en que vamos haciendo ruido al andar, pero como todo es posible, y así lo demuestra la estadística, lo mejor que podemos hacer es llevarlos por propio gusto, o por el contrario bajarnos un poco de las alturas y pisar en plano, que no será tan sexy, pero más cómodo es un rato.

Vía | EcoDiario

También te puede interesar

Comentarios

6 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *