8 diciembre 2010 Cosmética, Marcas, Noticias

loreal.jpg

Realmente allí en Francia ha sido todo un culebrón mediático las querellas judiciales que han mantenido desde el 2007 la heredera del imperio L’Oréal y su madre, la mujer más rica del país Liliane Bettencourt.

L’Oréal es todo un imperio no sólo en la cosmética, también en las finanzas. Por lo tanto después de tres años: su hija Francoise Bettencourt Meyers no continuará su querella en los tribunales contra la anciana Bettencourt ni miembros de su entorno, según anunciaron los abogados.

El culebrón comenzó cuando la hija acusó a su madre, de 88 años, de no disponer de sus plenas facultades y despilfarrar su patrimonio a diestro y siniestro. Un patrimonio que está valorado en 17.000 millones de euros.

Sólo al fotógrafo François-Marie Banier, protegido de la multimillonaria, le habría hecho regalos por valor de cientos de millones de euros. Así como una isla en la Seychelles y millonarias obras de arte y muchos ceros en nóminas ficticias a nombre de L’Oréal.

Si bien el acuerdo es estrictamente confidencial y por el momento no ha visto la luz y sobre todo qué pasará con el protegido (el fotógrafo) de la multimillonaria. Si se sabe que hubo reparto de cargos en la nueva ‘unidad familiar’ después de los litigios. El yerno de la matriarca del imperio, Jean-Pierre Meyers será el nuevo director general ya que posee casi un tercio de las acciones de L’Oréal, y dos nietos de Liliane entrarán en el Consejo de Administración.

La presidenta, seguirá siendo ella, puesto que como dice el anuncio tan popular ‘porque yo lo valgo’, aunque realmente se ponga en tela de juicio su capacidad administrativa.

Vía | Diarionavarra

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *