22 septiembre 2015 Desfiles

leandro_cano_pasarela_9El diseñador Leandro Cano nos ha traído su Luke para esta 62ª edición de la Madrid Fashion Week, así que muchas novedades en esta pasarela madrileña, pudiendo ver una inspiración clara en un verano ideal, único y especial, con esencias clave.

Para esta ocasión la inspiración viene de un verano de agua que brota y da vida, de geranios, petunias, claveles y lunares. Un verano en verde que nace y muere en el sur. La Andalucía a vista de pájaro de la colección anterior da paso a otra más profunda, desde dentro, bien pegada al suelo y en primera persona.

La perspectiva aérea se ha transformado en visión casi microscópica, introspectiva, dejando atrás la libertad de sentirse pájaro y la rebeldía del que se atreve a desafiar las leyes de la gravedad. Viendo la luz en las flores de los patios, vida en los manantiales y pureza en las calles blancas escenario de esa mítica vida del diseñador.

En tendencias han apostado por patrones trabajados minuciosamente para lograr una perfecta simbiosis entre simplicidad y técnica, aunando los que son sellos de identidad del diseñador: tradición y modernidad. Cortes geométricos con reminiscencias artesanales, técnicas tradicionales y otras novedosas junto a estampados que evocan la Andalucía natal del diseñador, fuente inagotable de inspiración. Los prints articulan la colección en dos líneas y dan coherencia a la paleta de color en prendas ligeras y livianas junto a otras más corpóreas y ricas en volúmenes.

Por su parte, en materiales tenemos que han escogido los propios de la marca como el cuero, pvc y algodón, recurrentes en todas las colecciones del diseñador, junto a otros menos habituales como organza, organdil y gabardina. La mezcla de éstos con otros más livianos como el tejido en hilo, lino, crep y arpillera crea una rica mezcla en texturas y volúmenes que sirven al diseñador para materializar sus diseños.

Mientras que en tonalidades, han decidido que su paleta de color responde a la mirada nostálgica, casi bucólica, de la infancia estival que inspira esta colección. Predominan los tonos empolvados como gris tierra, rosa y salmón. Como contrapunto actuará el color berenjena a fin de lograr el equilibrio entre romanticismo y pasión que emanan de esta colección. Esta dualidad se verá muy bien reflejada en los estampados que navegan y evolucionan por toda la gama de color presente en esta colección.

Fuente | Madrid Fashion Week
Fotos | Vogue

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *