13 octubre 2010 Desfiles, Diseñadores, Ropa

ungaro.jpg

La firma de Emanuel Ungaro volvió a su esencia mostrando una colección para la primavera-verano 2011 tras el rotundo fracaso en la pasada colección cuando colaboró la actriz Lindsay Lohan.

Unos vestidos vaporosos en tonos pastel como si fuera una fiesta campestre, dejando atrás aquellas propuestas tan descabelladas de la actriz.

ungaro1.jpg

Bajo la batuta de Giles Deacon que ha trabajado antes para Louis Vuitton y Ralph Lauren como director artístico ha supuesto un empujón positivo para la firma, e incluso antes del desfile se notó el cambio.

Prendas fáciles de llevar en tonos pastel, trajes de pantalón, vestidos de coctail. Una colección pensada para mujeres reales y no para las famosas señaló Deacon, haciendo alusión al fracaso y pérdida de la identidad de Ungaro en el pasado desfile y retomando la elegancia atemporal.

La colección se basa en la riqueza de los tejidos y texturas, con un punto irreverente: minivestidos con transparencias, relucientes bañadores, tocados de plumas de avestruz, broches de lentejuelas, perlas y un toque fluorescente poniendo el punto moderno a la colección pero sin perder la identidad.

Algunas prendas se inspiraban en los camisones, como un vestido corto con escote de encaje negro y la espalda totalmente despejada, con bordados de cristal. Trabajando el encaje, y reinventado los bordados, con la idea de un look sensual, suave y vivo a la vez.

En definitiva presentó prendas que pueden ser usadas y se vendan fácilmente en las tiendas, a diferencia de los conjuntos mediáticos que podrían ser un fracaso.

Vía | ABC

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *